domingo, 28 de octubre de 2012

Ya salió la revista argentina "Autogestión XXI", en la que colaboro con un artículo.

Ya salió la revista argentina  Revista Autogestión XXI.  
Debates urgentes para otra economía

Octubre 2012 - Año 1 - Número 1. 
A sólo $5



Nuestra voz: El aporte de los productores de alimentos a la Economía Social
A sembrar el futuro
POR MARTÍN AZCURRA

Recientemente, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) informó que el 60% de la producción de alimentos del país proviene del sector de la Economía Social. Este dato pone de relieve la importancia de los productores familiares en la discusión sobre el modelo productivo. José Antonio Tato Beamonte, presidente de la Cooperativa de Productores de la Agricultura Familiar y la Economía Social (COOPAFES) y vice presidente de FACTA,  se mete de lleno en la discusión sobre un modelo basado en la Soberanía Alimentaria y los Precios Populares. Raimundo Laugero, de Vía Campesina, extiende el debate sobre el impacto de los agro-negocios a nivel mundial.


Micrófono abierto: Entrevista con  Nahum MIRAD
“La Ley de medios nivela la cancha; debemos tener un plan de juego”
POR JAIME GALEANO

El titular del programa Usina de Medios nos muestra el panorama de los medios de comunicación en la Economía Solidaria. Convencido de que el sector es fundamental para la configuración de un nuevo modelo comunicacional, detalla la repercución que tendrá la vigencia de la Ley de medios, describe la relación con el Afsca y apunta a la profesionalización de los comunicadores y a la importancia de un plan de acción en conjunto.


Perspectiva: Cómo impacta la crisis mundial en nuestro país
La posconvertibilidad y los coletazos de la crisis
POR MARIANO BARRERA, ANA LAURA FERNÁNDEZ Y PABLO MANZANELLI (CIFRA - CTA)

¿A qué se debe la desaceleración económica que sufre el país en esta etapa? ¿Cómo impacta en la economía la intervención estratégica del Estado? ¿Cuáles son las cuentas pendientes del gobierno para liquidar los resabios del modelo neoliberal?

Opinión
La economía al servicio de los pueblos 
POR JOSÉ SANCHA (Secretario de la CNCT y miembro de la Cooperativa DECOSUR, dedicada al depósito de combustibles en el Polo petroquímico Dock Sud) 



Debate: Un abordaje de las distintas tendencias del sector“Autogestión” y “Economía Social” Conceptos en disputa
POR ANDRÉS RUGGERI (Programa Facultad Abierta - Filosofía y Letras UBA)

Trabajamos cotidianamente involucrados en un proceso de autogestión… pero, ¿nos detuvimos a pensar qué significan los conceptos que dan vuelta todos los días? Cooperativismo, Economía Social o Solidaria, Autogestión, ¿representan todos lo mismo? Nos metemos en una discusión que parece sólo de palabras, pero en la que la política de nuestras prácticas cotidianas se pone muy de relieve.

Escenarios
Debates necesarios en el Congreso Argentino de las Cooperativas (CAC)
POR FEDERICO TONARELLI


Género: Una mirada sobre los lugares que ocupamosLas mujeres y el trabajo
POR CECILIA MERCHÁN (Corriente Política y Social La Colectiva) Y SANDRA CECILINI

En la actualidad, gran cantidad de mujeres se encuentran insertas en el mercado laboral, pero ¿quién se ocupa del trabajo doméstico (no remunerado) una vez de regreso al hogar? ¿Perciben igual salario que los hombres en un mismo puesto de trabajo? ¿Por qué se sigue invisibilizando el trabajo del cuido de la familia puertas adentro? Dos especialistas en género, Cecilia Merchán y Sandra Cesilini, abordan el complejo universo de las mujeres y el trabajo.


Sin fronteras: Una opción ante la crisisFábricas recuperadas y autogestión en la nueva realidad de España
POR JOSÉ LUIS CARRETERO MIRAMAR - Instituto de Ciencias Económicas y de la Autogestión (ICEA). Madrid, España.

Con el panorama de la crisis financiera y económica, el Estado español empezó a recortar por lo más delgado. Así el cierre de empresas y los despidos se sucedieron –y se siguen sucediendo– dejando un tendal de desempleados. Al calor de las movilizaciones y de la resistencia, la transformación social (con la autogestión como elemento central) se asoma con fuerza en el horizonte de España.


Caminos recorridos: Un recorrido por las formas de trabajo sin patrónHistoria de la autogestión
Programa Facultad Abierta - Filosofía y Letras - UBA

Desde el comienzo del capitalismo, los trabajadores buscaron unirse en cooperativas como forma de escaparle a la explotación que significaba el nuevo régimen. Abordar esas primeras historias nos ayuda a entender procesos que siguen hasta el día de hoy y a reconocernos en las búsquedas de las mismas igualdades en el camino de la autogestión.
Conseguila enla oficina de FACTA, Palacio Barolo, Piso 16, oficina 257 o en la oficina de la CNCT, Callao 360. Piso 19, también en la FAcultad de Filosofía y Letras o escribiendo a:cooperativaperseguidores@gmail.com.



Set tesis per a un moviment llibertari en el centre de la tempesta.


Traducción al catalá del artículo que ya figura en este blog, realizada por los compas de CGT-Catalunya.



Una proposta d’acció i d’investigació per al moviment llibertari en aquests convulsos inicis del segle XXI ha d’incorporar necessàriament un diagnòstic breu de la situació. Un diagnòstic que es resumeix en una sola paraula: crisi.
Crisi d’un sistema de dominació i d’una manera de produir sustentat sobre l’explotació i la violència. Crisi, també, dels paradigmes clàssics que se li enfrontaven, que l’empenyien a limitar-se i el feien vascular entre la repressió i la reforma. No oblidem aquest segon aspecte de la crisi.
Els moviments socials (i més, els d’àmbit global) han mostrat en les últimes dècades les petjades d’una gran derrota, la de la primera onada revolucionària, que es va estendre des de 1871 fins a 1989. Les cicatrius deixades per aquesta batalla poden observar-se fins al dia d’avui. I, és més, els subproductes tòxics generats per l’intent de metabolitzar la resistència per part del sistema, al veure’s victoriós, gairebé formen part del ADN d’allò que ha sobreviscut i que, ara sí, encara la més que probable emergència d’un nou cicle de lluites, francament esperançador.
El moviment llibertari no és una excepció. Aquests anys de derrota i marginalitat li han carregat amb múltiples llastos i han incorporat a la seva figura nombrosos trets foscs que hem de buidar si volem es constitueixi en una eina sòlida i útil en les mans de qui volen enderrocar l’actual estat de les coses. Per això, i al fil de certs debats actuals, vaig a intentar deslligar alguns nusos que les dinàmiques presents tracten d’estrènyer sobre les nostres pràctiques i propostes.
Aquí van algunes tesis per a la seva discussió pública i fraterna, en la recerca d’una recomposició de la insurrecció llibertària que comença ja a anunciar-se una mica pertot arreu:
Primera tesi:- El nostre és un moviment social. El moviment llibertari és un moviment que tracta de transformar la realitat. Així de simple. Canviar el món és modificar els usos i les estructures de conjunt que sustenten la forma de vida dominant, és a dir, el capitalisme. Això vol dir que la nostra no és una recerca espiritual més (una sort de nou cristianisme a la caça i captura de dejunis i penitències) sinó una temptativa revolucionària. I que, per estrany que resulti, el nostre model no és el del sant o el de la comunitat moralment pura, sinó el del militant lligat als moviments de masses i les grans lluites socials.
Lluites, en tot cas, revolucionàries, és a dir, que intenten produir efectes abruptes d’avanç, i no solament una lenta evolució. A més, això implica també que el lligam amb les grans masses de la població, amb les seves necessitats i interessos, és absolutament irrenunciable. No anem a transformar res sols, i el més profund vanguardisme consisteix en imposar-los a les multituds que és el que deuria importar-los. Això vol dir que la defensa dels interessos materials immediats de qui estan sotmesos i explotats no pot ser abandonada i que, en el moment del Gran Saqueig i la major ofensiva de l’oligarquia financera, plantar cara a les dinàmiques desposeidores i generadores de misèria d’un poder fora de tot control, és absolutament imprescindible.
Segona tesi: a més, el nostre és un moviment de la classe treballadora. Sempre, de tota la vida, el moviment llibertari s’ha identificat expressament amb els interessos de la majoria social explotada: amb el proletariat del camp i de la ciutat. Podem discutir com es constitueix, avui dia, aquesta classe, quins són les seves autèntiques línies de fractura. El que no podem, perquè és radicalment fals i perquè les dècades passades ens ensenyen que no ens duu en cap direcció, és negar la realitat de l’explotació laboral i de l’extracció del plusvalor.
La classe obrera existeix, encara que estigui precaritzada i, potser, més sotmesa que mai. El miratge de l’existència d’una omnipresent classe mitja és el que està enfonsant-se avui dia. La il·lusòria tesi, molt relacionada amb l’extensió de consumisme, que el treball en el capitalisme és una cosa esporàdica i no necessari per a la supervivència. Ens han retornat, forçosament, a la pura realitat: l’alliberament “del treball” passa per la seva reapropiació i socialització, no per una fugida a la marginalitat que l’única cosa que fa és reforçar les mateixes cadenes que pretenen sotmetre’ns.
Per descomptat, això ens duu a aventurar una altra afirmació: podem criticar els aspectes més involucionistes del món del treball organitzat, riure de la seva debilitat actual i de les temptatives d’engegar una Vaga General del sindicalisme combatiu; podem fer tota la fraseologia que ens doni la gana sobre les “noves figures socials” que, entretant, som incapaces d’organitzar…sense el món del treball no hi ha Revolució Social possible.
Sense els treballadors organitzats el futurible procés constituent no serà més que l’expressió de l’ambició política de les restes radicalitzades de la classe mitja. Sense classe obrera no hi ha contingut social, només canvi polític (en el millor dels casos, doncs és també difícil que canviï gens sense pressió en l’activitat productiva) amanit, és possible, amb algunes assemblees cosmètiques.
El futur procés constituent només té sentit, des d’una perspectiva llibertària, si incorpora clarament el component social, i per a això fa falta la pressió de la classe treballadora organitzada. No n’hi ha prou amb alguns elements de democràcia directa purament marginals en una Constitució futura, si al final ens anem a quedar, igual que ara, amb la reforma laboral, les ETTs i les contrates i subcontrates.
Tercera tesi: -El moviment llibertari aposta per la unitat. El nostre moviment, com dinàmica real i de classe, aposta per la unitat dels sectors sotmesos i explotats. Coneixedors de la realitat i de l’experiència de les lluites pretèrites, sabem que només la unitat del conjunt dels sectors de la població sotmesos al comandament oligàrquic de l’elit financera transnacional, pot constituir un bloc prou extens i fort per a empènyer els canvis en l’adreça d’una democratització (tant política com econòmica) del món. Aquesta Gran Aliança Social per a canviar seria l’expressió, sinó del 99 %, sí de la gran majoria de la població global.
El nostre objectiu és incorporar a aquesta lluita els elements suficients d’aprofundiment assembleari i socialitzant per a convertir-la en l’inici d’un gran procés de transició a un altre model global radicalment diferent. Fer caminar les transformacions que engegui aquest gran bloc històric cap a l’autogestió productiva i la democràcia directa, superant els titubejos i dubtes d’altres sectors i fraccions de classe que pretendran detenir-se a mitjan camí, el que només pot dur a una involució.
Però, per a construir aquesta Gran Aliança Social, és evident que hem de renunciar a tot dogmatisme i tot sectarisme, a la passió per desacreditar i jutjar sumariament als altres. Hàbits profundament arrelats en els nostres mitjans. Partint que la crítica fraterna i constructiva és, no només necessària, sinó profundament saludable, hem d’incorporar, també, al ADN del nostre moviment l’hàbit de la cooperació i l’aliança, de la complicitat i el contagi amb tots els quals lluiten. Per a escoltar, d’una vegada per sempre, i no només deixar anar filípiques, a aquestes gents dels carrers i els centres de treball de les quals tant parlem.
Quarta tesi: organització? Sí, i només si. L’enemic està organitzat. Altres sectors, que volen dur-se l’aigua de les lluites socials al seu molí autoritari, estan organitzats. Renunciar a l’organització seria suïcida i irresponsable, tret que només vulguem ser eternament els simpàtics munyidors de conceptes que després els altres manipulen al seu gust per a convertir-los en les eines del seu poder. A més, l’organització no és res inherentment dolent ni alienant. Tenim els elements (l’assembleisme, el federalisme…) per a construir estructures amb sentit i legitimitat democràtica. I podem fer-lo en cada àmbit social (el laboral, el ciutadà, l’ideològic…).
No tota organització és, necessàriament, avantguardista (en el mal sentit de la paraula). Si que ho és el que part del feminisme va anomenar la “tirania de la falta d’estructures”, on totes les decisions es prenen, en els passadissos i els bars, per una minoria de tipus que es coneixen i que no han de rendir comptes davant ningú. I en l’assemblea es troba tot fet, no pel partit aquest o aquell (al cap i a la fi això seria identificable) sinó per una “xarxa fluïda” de tipus que són sempre els mateixos i que no deixen que ningú més participi, però això sí, amb molta fraseologia comunitària. Alguns tenim suficient experiència amb els entorns difusos i informals per a saber del que parlem. Hi ha “organitzacions” democràtiques i “xarxes” profundament centralistes, i viceversa. Però l’organització (democràtica, seguim dient) permet fer coses cada vegada més complexes i a major escala i, a més, és l’únic salvavides davant els moments de reflux, les actuacions repressives, les infiltracions i les derives caòtiques.
Cinquena tesi: hibridació? Per descomptat, però a veure com. Aquí em pronuncio una mica sobre les afirmacions, en un article recent, del company de la CGT Antonio J. Carretero. Hem d’intervenir, he dit clarament en altres llocs. I fer-lo molt més allà del món laboral, no em queda el menor dubte. Hem d’estar en els moviments socials, en l’ecologisme, en els CSA, en els grans corrents culturals, musicals, poètiques… a tot arreu.
Formem part d’un món en ebullició, i només anem a viure aquesta vida. El vitalisme i la passió han d’empènyer-nos a fer tot el que puguem, a desenvolupar totes les nostres capacitats i a immiscuir-nos en totes les lluites. És, a més, una cosa necessària des del punt de vista estratègic i tàctic. El que no em queda tan clar és que això hagi de fer-lo necessàriament el sindicat, independentment de les seves forces o de la quantitat d’energies que pugui canalitzar en aquesta direcció. Si sobren capacitats, per què no?, però també pot bloquejar altres treballs necessaris.
Crec que el que batega, en el fons, darrere d’aquesta proposta del “sindicat integral” és la radical absència d’una organització específica unitària i àmplia que pugui adoptar una perspectiva holística des d’una posició declaradament llibertària. Específiques existeixen, però les seves tendències de “síntesis” i el seu lligam exclusiu amb una o altra organització sindical han impossibilitat que puguin complir aquesta funció. Així que anem a les “Plataformes” comunes de temes diversos i, en ocasions (no sempre, perquè hi ha molta “plataforma” molt assembleària i sana) acabem amb el complex d’estar treballant per a uns altres. Volem solucionar-lo amb un “sindicat integral” que ocupi el lloc de l’específica unitària que no existeix, però clar, un sindicat té altres necessitats i altres urgències.
Ha arribat ja el moment de plantejar-se la construcció d’una organització específica llibertària, que des de plantejaments unitaris i no dogmàtics afavoreixi l’extensió de la influència social de les nostres perspectives en el conjunt dels moviments populars, sota pena de seguir prevalent la fractura i tendències cada vegada més cainites en els nostres àmbits.
Sisena tesi: construir i defensar. Cal estar en els moviments socials que enfronten la gran ofensiva dels poders financers. Cal defensar el salari social diferit en la forma d’educació pública i gratuïta o de sanitat d’accés universal. Cal enfrontar-se a les reformes laborals i de pensions. Cal evitar que les gents de carn i os quedin en la indigència i la misèria. També cal construir alternatives vivencials i viables a la forma que està estructurat el món. Estendre una xarxa autogestionaria àmplia i diversificada i experimentar amb formes de socialització i control obrer i ciutadà dels serveis públics.
Cal fer les dues coses al mateix temps, per difícil que resulti. No són antitètiques ni contradictòries. Defensar el front és imprescindible perquè en la rereguarda es pugui experimentar gens. Convertir la rereguarda en un laboratori per a les noves formes de vida sense autoritat ni explotació és imprescindible perquè tingui sentit enfrontar els perills del front. És l’altra via de pressió de la classe treballadora: l’organització obrera en reivindicació constant i els experiments de construcció de la nova societat, tensionant l’estructura productiva. La confluència d’ambdós àmbits construeix la possibilitat de l’emergència d’una realitat transformada i, al temps, en conflicte amb el vell món. Aquest és el comunisme (llibertari, per descomptat) com moviment real que aboleix l’actual estat de les coses. Conflicte i construcció. Confrontació i creativitat social. La nostra “destrucció creativa”.
Setena tesi: Audàcia, més audàcia. El món està en efervescència. En èpoques de crisis el vell encara no ha mort del tot però ja és massa feble per a irradiar el seu poder sobre el tot social, el nou encara no ha nascut, però ja apunta la seva naturalesa volcànica darrere dels bastidors. És el moment en el qual els moviments socials, que en altre temps no haguessin tingut cap opció de deixar la seva petjada en el conjunt social, poden produir bifurcacions decisives en sistemes sotmesos a una tempestat caòtica de fluxos i pressions. És el moment d’empènyer. Un moment tremendament perillós, per descomptat, però prenyat de totes les possibilitats.
Un moviment llibertari que pugni per constituir-se en una eina útil en mans dels explotats i oprimits, en un instrument d’alliberament i transformació de la realitat, no pot mantenir-se al marge dels grans moviments de les plaques tectòniques del nostre món. La societat es transformarà radicalment en els pròxims decennis. En les nostres mans està intentar influir en la direcció d’aquestes transformacions. Ningú ha dit que fos fàcil. Però la passió i l’audàcia són imprescindibles.
Aquestes són les nostres tesis. Necessitem sotmetre-les al tribunal de la crítica fraterna i a la prova exigent de la praxi. Necessitem trobar-nos.
José Luis Carretero Miramar


martes, 23 de octubre de 2012

Apuntes para el debate propuesto por Econonuestra.


APUNTES PARA EL DEBATE PROPUESTO POR ECONONUESTRA.
 (El resto del debate se puede seguir en:

                Estimados compañeros y compañeras de Econonuestra:
Quería haceros llegar esta aportación al debate que habéis abierto sobre la crisis.
En primer lugar: estoy de acuerdo con todo lo que decís en vuestro texto.
(Lo digo claramente para que no haya dudas, malentendidos ni ambigüedades).
Pero…
(Ahora vienen las críticas, o más bien las propuestas de ampliación).

1.- La crisis (elevar el foco).
Vuestro análisis de la crisis es claramente solvente, pero a mi modo de ver, se queda en un plano demasiado inmediato, lo que va a provocar evidentes implicaciones respecto a las medidas a tomar en su seno.
No es posible entender la profundidad y la potencialidad caótica de la crisis actual  viéndola como un episodio disfuncional más de un sistema básicamente estable. No se trata de una nueva crisis cíclica de un modo de producción en una etapa de desarrollo cualquiera. La actual tormenta perfecta financiera y de la economía real hunde sus raíces en una dinámica temporal más amplia y en un contexto histórico civilizacional complejo.
Me explicaré: la emergencia de la crisis no puede explicarse por la simple codicia de los poderosos, y la financiarización reinante no tiene el carácter de una inexplicable excrecencia irracional en el marco de una economía que, sin ella, sería de nuevo funcional para generar un nuevo ciclo de acumulación. Es el producto de una deriva contingente de un capitalismo que también tiene una dimensión histórica.
Lo cierto es que, tras la crisis, en su profundidad, no puede más que apuntarse el despliegue de lo que Marx llamaba la “tendencia descendente de la tasa de ganancia”, desarrollada en el marco temporal concreto del capitalismo efectivo.  La sustitución de trabajo vivo (mano de obra) por trabajo muerto (trabajo solidificado en la forma de Capital), mediante los procesos de automatización implementados en el marco de los “Treinta Gloriosos” (y provocados, aunque esto pueda ser más polémico, por los exitosos procesos de luchas sociales contemporáneos) , elevó la productividad a extremos nunca vistos, pero también terminó por no ser capaz de generar al mismo ritmo la demanda solvente necesaria para realizar la plusvalía. Todo ello provoca, en algún momento entre el 68 y el 73, la emergencia de una evidente crisis de sobreproducción, expresada en una rebaja generalizada y sostenida de las tasas de rentabilidad en las actividades productivas.
La gigantesca burbuja financiera y la agresividad de los procesos de desposesión de los bienes comunes y de flexibilización del factor trabajo desplegados a partir de ese momento (al principio de manera más subrepticia, ahora de forma enloquecida), no puede entenderse como el producto de la pura malevolencia empresarial o de la irracionalidad absoluta de los actores económicos. Se trata de un intento desesperado por recuperar tasas de rentabilidad que ya no se daban en las actividades productivas, mediante la generación de burbujas especulativas y el abatimiento de los costes asociado al proceso de globalización. Por supuesto, es un intento que finalmente ha terminado, como no podía ser de otra manera, por mostrarse fallido y por generar más problemas de los que resolvió.
Pero todo este proceso no ha derivado en “otra crisis”, sino en el inicio de un proceso complejo de confluencia de crisis, taras y disfunciones que apuntan el pistoletazo de salida de una dinámica de descomposición histórica del propio sistema capitalista.
El sistema capitalista, como todo sistema (y como han apuntado autores como Wallerstein, Gunder Frank, Beinstein, o en nuestro país, Fernández Durán) tiene principio y tiene final, desde la perspectiva de la “larga duración”. Lo que se pretende alegar es que este final ha comenzado ya (independientemente de que pueda durar décadas) y que la actual crisis, por tanto, no es un episodio cíclico más, sino el inicio de un proceso de bifurcaciones cada vez más caóticas y aceleradas que sólo puede tener un final indeterminado e incierto. Un proceso que difícilmente puede detenerse con la simple puesta en marcha de medidas suavemente (o, incluso, fuertemente, aunque eso parece que ya no lo alega nadie) keynesianas. El inicio de un nuevo ciclo largo de acumulación keynesiana (de unos nuevos “Treinta Gloriosos”) a base de “devolver la racionalidad” al capitalismo y amputarle su “excrecencia financiera”, muestra visos de ser irrealizable. Y ello por tres órdenes de razones:
1.- La razón histórico-económica ya apuntada. El proceso histórico ha sido el que ha sido, y ello muestra claramente que el neoliberalismo no es más que la respuesta a un problema real de las clases dirigentes: la exacerbación de la contradicción entre el desarrollo de las fuerzas productivas y el disímil ritmo de transformación de la sociedad coetánea para generar demanda solvente. Esta contradicción se hace insostenible en un momento determinado (el 68), en el que las luchas populares, animadas por la redistribución de las décadas anteriores, llegan a plantear una profundización  exponencial de la democracia como única solución a la contradicción antedicha.
El neoliberalismo, pues, sólo es “irracional” para los intereses de las mayorías sociales. Su “racionalidad” consiste en que permite a las clases dirigentes ganar tiempo (unas décadas), y debilitar y desorganizar las resistencias populares. Por supuesto, la recomposición de una dinámica keynesiana devolverá a un escenario de cruda expresión de la contradicción a medio plazo, y una vuelta al cruce de caminos del 68 en una situación degradada por las razones subsiguientes.
2.- Además el capitalismo ha llegado a otro de sus límites históricos concretos, marcado por su posibilidad de explotar el medio ambiente. La crisis ecológica parece una posibilidad cada vez más amenazante. El pico de la mayor parte de los combustibles fósiles que usamos como base energética de un sistema que está basado en el crecimiento continuo parece inminente si, en algunos casos, no ha llegado ya. Y, según se afirma, no van a estar disponibles a tiempo alternativas viables. Según los expertos, en unas pocas décadas la crisis energética se hará sentir con toda su crudeza. En ese contexto, el inicio de un nuevo ciclo de acumulación y crecimiento encontrará también límites evidentes.
3.- Además, las transformaciones operadas en los últimos treinta años son más profundas de lo que creemos. Probablemente, ya no existe un capitalismo productivo “bueno” y uno financiero “malo”. La mayor parte de las entidades transnacionales y de los principales oligopolios de los sectores económicos esenciales han entreverado profundamente ambos tipos de operaciones en sus  balances. Y la estrecha malla de normas y acuerdos internacionales construida entorno al neoliberalismo tiene  pocos espacios de huida, sino es desde una confrontación clara. Va a ser difícil encontrar “capitalistas buenos” que quieran ser “racionales” y renunciar a su festín financiero fuera, claro, de las PYMES empobrecidas pero alejadas de todo poder efectivo.
Lo que queremos decir es que el capitalismo está llegando a un punto decisivo en el que se amontona la irrupción de los problemas que ha ido solucionando momentáneamente en su desarrollo histórico. Cada solución parcial concreta le dio más vida (lo que permitió hablar de su imparable vitalidad), pero al tiempo le fue dejando taras específicas que ahora dificultan o imposibilitan nuevas soluciones parciales. La convergencia de la crisis económica actual, con la ecológica, la cultural, la pedagógica, etc, dibuja el escenario de un cambio de fase esencial.
Es decir, que estamos ante la figura de un capitalismo senil que enfrenta el inicio de su decadencia histórica (que no tiene por qué ser inmediata, pero que probablemente será imparable y, conociéndole, plena de violencia).Puede haber en el futuro momentos en que parezca revivir y dar atisbos de lucidez, pero la deriva general será hacia la crisis y la descomposición. Lo que dificulta o imposibilita, respecto al medio o largo plazo, utilizar la mecánica keynesiana como única política de salida de la crisis, como proponéis.
Pero, cuidado, decir que el capitalismo se acaba no quiere decir que va a ser necesariamente sustituido por algo mejor. La antropología está llena de ejemplos de involuciones sociales catastróficas. La visión evolutiva unilineal que afirmaba la inevitabilidad del socialismo como superación del capitalismo no parece confirmada por los datos empíricos. Siempre son posibles los retrocesos y las vías paralelas, los colapsos o la conformación de un ecofascismo tributario de nuevo cuño (¿sustentado inicialmente en la servidumbre por deudas?).
Así que a las inmediatas medidas keynesianas imprescindibles, habrá que sumar, si se quiere construir una economía viable a medio/largo plazo, otro tipo de apuestas que hagan afrontar la deriva a la senilidad del capitalismo con unas mínimas posibilidades de convertirla en la afanosa prehistoria un mundo vivible y más humano. Hablo de medidas que, junto a las que permiten “salvar los muebles” de inmediato (como las que vosotros apuntáis) permitan entrar en un proceso de transición efectivo a un nuevo modelo de sociedad post-capitalista. Y por ello voy al siguiente punto.

2.-LA TRANSICIÓN (Buscando algo mejor).
Hacer un mapa detallado de lo que quiero decir con ese proceso de transición, sería demasiado para mandároslo y que os lo leáis (J). Sólo quiero apuntar algunas cosas. En primer lugar, volver a dejar claro que las medidas que indicáis vosotros me parecen perfectamente racionales como inicio, como primeros pasos. Es decir, que no estoy en contra de ellas. Pero me parece que hay dos cosas que decir respecto a la posible puesta en marcha de un intento de salida de la crisis:
a)A nivel inmediato tenemos un problema. Precisamente el de la arquitectura institucional de la UE y sus implicaciones. Me parece ilusorio esperar que el BCE haga esto o aquello, sea lo que sea. Hará lo que le interese a la banca de los países centrales, y dar demasiadas vueltas entorno a ello, como si pudiéramos ordenarle algo, es (perdonadme la expresión) marear la perdiz. Lo que nos lleva el tema de la Unión Europea. Está claro que la solución ideal sería un cambio de política económica a nivel comunitario, como propone, por ejemplo, Syriza, pero lo cierto es que considero más realista la visión al respecto de Samir Amin: no parece posible un escenario de cambio conjunto, global y coordinado. Parece mucho más viable la emergencia de situaciones nacionales de cambio que impliquen la desconexión del sistema comunitario y que vayan acumulándose hasta generar un nuevo proyecto diferente. Al hilo de lo indicado anteriormente, la arquitectura de Derecho Internacional generada por el neoliberalismo (también el europeo) impone la necesaria independización de cualquier proyecto económico diferenciado y su desvinculación, al menos parcial, con los espacios de los mercados globalizados.
Todo ello nos lleva, también desde una perspectiva inmediata, al tema de la deuda, que no tocáis entre vuestras medidas: no basta con restructuraciones  (y menos a la griega, asociando los bonos  que siguen vivos a la legislación británica), es necesaria una moratoria inmediata del pago de los intereses, así como el inicio de un proceso de auditoría controlado y supervisado por los movimientos sociales. O si no, el repudio puro y duro (sean cuales sean las consecuencias). Ahora mismo, el servicio de los intereses es el segundo montante más grande de los presupuestos, y puede llegar a ser el primero. Pagarla es suicida y elimina toda posibilidad de poner marcha cualquier tipo de proyecto alternativo, además de una injusticia.
b)¿Proceso de transición? Es necesaria la implementación de medidas audaces que generen una dinámica social y progresiva de sustitución de los mecanismos capitalistas  de relación social por otro tipo de universo productivo.  Tanto desde el plano laboral y del emprendimiento, como desde la perspectiva de adaptación al medio natural o de generación de una nueva abundancia y densidad social.
Hablo, por ejemplo, de cambios en la Ley Concursal que favorezcan la recuperación autogestionaria de las empresas en crisis (como su desvinculación de las deudas de la empresa prexistente), del fomento de la economía cooperativa y social, de la promoción de la Banca ética y la obligatoriedad del balance social o el label sindical para las empresas, de la constitución de  mecanismos de cogestión en la gran unidad productiva y de control obrero o ciudadano de los servicios sociales públicos.
También hablo, por ejemplo, del fomento de la soberanía alimentaria y de la producción local, de las energías renovables y descentralizadas y de una infraestructura de transportes centrada en las necesidades sociales inmediatas y no en la generación de plusvalor por las redes transnacionales de la globalización.
Y, por supuesto, hablo, de la apertura y fomento de los ámbitos del conocimiento compartido (mediante mecanismos como el Copyleft o la utilización de software de código abierto), de la actividad relacional, de cuidados y afectiva, del florecimiento de las libertades civiles y políticas, como sustento democrático que impida una involución siempre posible a un universo neoliberal degradado.
Por supuesto, todo esto puede verse como una simple colección de buenos deseos, o como una ilusoria arrancada utópica. Como la lista de los Reyes Magos. Pero, precisamente, toda la primera parte de este escrito ha estado destinada a hacer notar que sin esa pulsión para generar y dibujar lo nuevo no habrá salida a la crisis a medio y largo plazo. La senilidad del capitalismo impone necesariamente la insostenibilidad en el tiempo de la vía keynesiana, o su radical limitación. Mientras tanto, las clases dirigentes implementan la agenda de su auténtica revolución social: el nuevo proceso de “acumulación primitiva” que dará lugar, si no lo impedimos, a un nuevo escenario económico sustentado sobre la explotación más salvaje y la violencia más brutal. Un escenario en el que gran parte de la población mundial estará de sobra.
En esas circunstancias la generación de una alternativa viable y compartida que traspase los límites del corto plazo y de un sistema en descomposición, es cada vez más imprescindible.
Espero haber aportado algo.
Recibid un fuerte abrazo.
José Luis Carretero Miramar.






Siete tesis para un movimiento libertario en el centro de la tormenta.


                SIETE TESIS PARA UN MOVIMIENTO LIBERTARIO EN EL CENTRO DE LA TORMENTA.

                Una propuesta de acción y de investigación para el movimiento libertario en estos convulsos inicios del siglo XXI ha de incorporar necesariamente un diagnóstico breve de la situación. Un diagnóstico que se resume en una sola palabra: crisis. Crisis de un sistema de dominación y de un modo de producir sustentado sobre la explotación y la violencia. Crisis, también, de los paradigmas clásicos que se le enfrentaban, que lo empujaban a limitarse y le hacían vascular entre la represión y la reforma.
                No olvidemos ese segundo aspecto de la crisis. Los movimientos sociales (y más, los de ámbito global) han mostrado en las últimas décadas las huellas de una gran derrota, la de la primera oleada revolucionaria, que se extendió desde 1871 hasta 1989. Las cicatrices dejadas por esa batalla pueden observarse hasta el día de hoy. Y, es más, los subproductos tóxicos generados por el intento de metabolizar la resistencia por parte del sistema, al verse victorioso, casi forman parte del ADN de aquello que ha sobrevivido y que, ahora sí, encara la más que probable emergencia de un nuevo ciclo de luchas, francamente esperanzador.
                El movimiento libertario no es una excepción. Estos años de derrota y marginalidad le han cargado con múltiples lastres y han incorporado a su figura numerosos rasgos oscuros que debemos despejar si queremos se constituya en una herramienta sólida y útil en las manos de quienes quieren derrocar el actual estado de las cosas.
                Por eso, y al hilo de ciertos debates actuales, voy a intentar desatar algunos nudos que las dinámicas presentes tratan de apretar sobre nuestras prácticas y propuestas. Aquí van algunas tesis para su discusión pública y fraterna, en la búsqueda de una recomposición de la insurgencia libertaria que empieza ya a anunciarse un poco por todas partes:
                Primera tesis:- El nuestro es un movimiento social. El movimiento libertario  es un movimiento que trata de transformar la realidad. Así de simple. Cambiar el mundo es modificar los usos y las estructuras de  conjunto que sustentan la forma de vida dominante, es decir, el capitalismo.
                Eso quiere decir que la nuestra no es una búsqueda espiritual más (una suerte de nuevo cristianismo a la caza y captura de ayunos y penitencias) sino una tentativa revolucionaria. Y que, por extraño que resulte, nuestro modelo no es el del santo o el de la comunidad moralmente pura, sino el del militante ligado a los movimientos de masas y las grandes luchas sociales. Luchas, en todo caso, revolucionarias, es decir, que intentan producir efectos abruptos de avance, y no solamente una lenta evolución.
                Además, eso implica también que la ligazón con las grandes masas de la población, con sus necesidades e intereses, es absolutamente irrenunciable. No vamos a transformar nada solos, y el más profundo vanguardismo consiste en imponerles a las multitudes que es lo que debería de importarles. Eso quiere decir que la defensa de los intereses materiales inmediatos de quienes están sometidos y explotados no puede ser abandonada y que, en el momento del Gran Saqueo y la mayor ofensiva de la oligarquía financiera, hacer frente a las dinámicas desposeedoras y generadoras de miseria de un poder ayuno de todo control, es absolutamente imprescindible.
                Segunda tesis: además, el nuestro es un movimiento de la clase trabajadora.  Siempre, de toda la vida, el movimiento libertario se ha identificado expresamente con los intereses de la mayoría social explotada: con el proletariado del campo y de la ciudad. Podemos discutir como se constituye, hoy en día, dicha clase, cuáles son sus auténticas líneas de fractura. Lo que no podemos, porque es radicalmente falso y porque las décadas pasadas nos enseñan que no nos lleva en ninguna dirección, es negar la realidad de la explotación laboral y de la extracción del plusvalor.
 La clase obrera existe, aunque esté precarizada y, quizás, más sometida que nunca. El espejismo de la existencia de una omnipresente clase media es lo que está desmoronándose hoy en día. La ilusoria tesis, muy relacionada con la extensión de consumismo, de que el trabajo en el capitalismo es algo esporádico y no necesario para la supervivencia. Nos han devuelto, forzosamente, a la pura realidad: la “liberación del trabajo” pasa por su reapropiación y socialización, no por una huida a la marginalidad que lo único que hace es reforzar las mismas cadenas que pretenden someternos.
Por supuesto, esto nos lleva a aventurar otra afirmación: podemos criticar los aspectos más involucionistas del mundo del trabajo organizado, reírnos de su debilidad actual y de las tentativas de poner en marcha una Huelga General del sindicalismo combativo; podemos hacer toda la fraseología que nos de la gana sobre las “nuevas figuras sociales” que,  entretanto, somos incapaces de organizar…sin el mundo del trabajo no hay Revolución Social posible. Sin los trabajadores organizados el futurible proceso constituyente no será más que la expresión de la ambición política de los restos radicalizados de la clase media. Sin clase obrera no hay contenido social, sólo cambio político (en el mejor de los casos, pues es también difícil que cambie nada sin presión en la actividad productiva) aderezado, es posible, con algunas asambleas cosméticas.
El futuro proceso constituyente sólo tiene sentido, desde una perspectiva libertaria, si incorpora claramente el componente social, y para eso hace falta la presión de la clase trabajadora organizada. No basta con algunos elementos de democracia directa puramente marginales en una Constitución futura, si al final nos vamos a quedar, igual que ahora, con la reforma laboral, las ETTs y las contratas y subcontratas.
Tercera tesis.-El movimiento libertario apuesta por la unidad. Nuestro movimiento, como dinámica real y de clase, apuesta por la unidad de los sectores sometidos y explotados.
Conocedores de la realidad y de la experiencia de las luchas pretéritas, sabemos que sólo la unidad del conjunto de los sectores de la población sometidos al mando oligárquico de la élite financiera transnacional, puede constituir un bloque lo suficientemente extenso y fuerte para empujar los cambios en la dirección de una democratización (tanto política como económica) del mundo.
Esa Gran Alianza Social para cambiar sería la expresión, sino del 99 %, sí de la gran mayoría de la población global. Nuestro objetivo es incorporar a esta lucha los elementos suficientes de profundización asamblearia y socializante para convertirla en el inicio de un gran proceso de transición a otro modelo global radicalmente diferente. Hacer caminar las transformaciones que ponga en marcha ese gran bloque histórico hacia la autogestión productiva y la democracia directa, superando los titubeos y dudas de otros sectores y fracciones de clase que pretenderán detenerse a mitad de camino, lo que sólo puede llevar a una involución.
Pero, para construir esa Gran Alianza Social, es evidente que tenemos que renunciar a todo dogmatismo y todo sectarismo, a la pasión por desacreditar y juzgar sumariamente a los demás. Hábitos profundamente arraigados en nuestros medios.
Partiendo de que la crítica fraterna y constructiva es, no sólo necesaria, sino profundamente saludable, hemos de incorporar, también, al ADN de nuestro movimiento el hábito de la cooperación y la alianza, de la complicidad y el contagio con todos los que luchan. Para escuchar, de una vez por todas, y no sólo soltar filípicas, a esas gentes de las calles y los centros de trabajo de las que tanto hablamos.
Cuarta tesis: ¿organización? Sí, y sólo sí. El enemigo está organizado. Otros sectores, que quieren llevarse el agua de las luchas sociales a su molino autoritario, están organizados. Renunciar a la organización sería suicida e irresponsable, a no ser que sólo queramos ser eternamente los simpáticos muñidores de conceptos que luego los demás manipulan a su gusto para convertirlos en las herramientas de su poder.
Además, la organización no es nada inherentemente malo ni alienante. Tenemos los elementos (el asambleísmo, el federalismo…) para construir estructuras con sentido y legitimidad democrática. Y podemos hacerlo en cada ámbito social (lo laboral, lo ciudadano, lo ideológico…). No toda organización es, necesariamente, vanguardista (en el mal sentido de la palabra). Sí que lo es lo que parte del feminismo llamó la “tiranía de la falta de estructuras”, donde todas las decisiones se toman, en los pasillos y los bares, por una minoría de tipos que se conocen y que no tienen que rendir cuentas ante nadie. Y en la asamblea se encuentra todo hecho, no por el partido este o aquel (al fin y al cabo eso sería identificable) sino por una “red fluida” de tipos que son siempre los mismos y que no dejan que nadie más participe, pero eso sí, con mucha fraseología  comunitaria. Algunos tenemos suficiente experiencia con los entornos difusos e informales para saber de lo que hablamos. Hay “organizaciones” democráticas y “redes” profundamente centralistas, y viceversa. Pero la organización (democrática, seguimos diciendo) permite hacer cosas cada vez más complejas y a mayor escala y, además, es el único salvavidas ante los momentos de reflujo, las tarascadas represivas, las infiltraciones y las derivas caóticas.
Quinta tesis: ¿hibridación? Por supuesto, pero a ver como. Aquí me pronuncio un poco sobre las afirmaciones, en un artículo reciente, del compañero de la CGT Antonio J. Carretero.
Debemos intervenir, he dicho claramente en otros lugares. Y hacerlo mucho más allá del mundo laboral, no me queda la menor duda. Debemos estar en los movimientos sociales, en el ecologismo, en los CSA,  en las grandes corrientes culturales, musicales, poéticas… en todas partes. Formamos parte de un mundo en ebullición, y sólo vamos a vivir esta vida. El vitalismo y la pasión deben empujarnos a hacer todo lo que podamos, a desarrollar todas nuestras capacidades y a inmiscuirnos en todas las luchas. Es, además, algo necesario desde el punto de vista estratégico y táctico.
Lo que no me queda tan claro es que eso tenga que hacerlo necesariamente el sindicato, independientemente de sus fuerzas o de la cantidad de energías que pueda canalizar en esa dirección. Si sobran capacidades, ¿por qué no?, pero también puede bloquear otros trabajos  necesarios. Creo que lo que late, en el fondo, tras dicha propuesta del “sindicato integral” es la radical ausencia de una organización específica unitaria y amplia que pueda adoptar una perspectiva holística desde una posición declaradamente libertaria.  Específicas existen, pero sus tendencias de “síntesis” y su ligazón exclusiva con una u otra organización sindical han imposibilitado que puedan cumplir esta función. Así que vamos a las “Plataformas” comunes de temas diversos y, en ocasiones (no siempre, porque hay mucha “plataforma” muy asamblearia y sana) acabamos con el complejo de estar trabajando para otros. Queremos solucionarlo con un “sindicato integral” que ocupe el lugar de la específica unitaria que no existe, pero claro, un sindicato tiene otras necesidades y otras urgencias. Ha llegado ya el momento de plantearse la construcción de una organización específica libertaria, que desde planteamientos unitarios y no dogmáticos favorezca la extensión de la influencia social de nuestras perspectivas en el conjunto de los movimientos populares, so pena de seguir primando la fractura y tendencias cada vez más cainitas en nuestros ámbitos.
Sexta tesis: construir y defender.
 Hay que estar en los movimientos sociales que enfrentan la gran ofensiva de los poderes financieros. Hay que defender el salario social diferido en la forma de educación pública y gratuita o de sanidad de acceso universal. Hay que enfrentar las reformas laborales y de pensiones. Hay que evitar que las gentes de carne y hueso queden en la indigencia y la miseria.
También hay que construir alternativas vivenciales y viables a la forma en que está estructurado el mundo. Extender una red autogestionaria amplia y diversificada  y experimentar con formas de socialización y control obrero y ciudadano de los servicios públicos.
Hay que hacer las dos cosas al mismo tiempo, por difícil que resulte. No son antitéticas ni contradictorias. Defender el frente es imprescindible para que en la retaguardia se pueda experimentar nada. Convertir la retaguardia en un laboratorio para las nuevas formas de vida sin autoridad ni explotación es imprescindible para que tenga sentido enfrentar los peligros del  frente. Es la otra vía de presión de la clase trabajadora: la organización obrera en reivindicación constante y los experimentos de construcción de la nueva sociedad, tensionando la estructura productiva. La confluencia de ambos ámbitos construye la posibilidad de la emergencia de una realidad transformada y, al tiempo, en conflicto con el viejo mundo. Ese es el comunismo (libertario, por supuesto) como movimiento real que abole el actual estado de las cosas. Conflicto y construcción. Confrontación y creatividad social. Nuestra “destrucción creativa”.
Séptima tesis: Audacia, más audacia.
El mundo está en efervescencia. En épocas de crisis lo viejo aún no ha muerto del todo pero ya es demasiado débil para irradiar su poder sobre el todo social, lo nuevo aún no ha nacido, pero ya apunta su naturaleza volcánica tras los bastidores. Es el momento en el que los movimientos sociales, que en otro tiempo no hubieran tenido ninguna opción de dejar su huella en el conjunto social, pueden producir bifurcaciones decisivas en sistemas sometidos a una tempestad caótica de flujos y presiones. Es el momento de empujar. Un momento tremendamente peligroso, por supuesto, pero preñado de todas las posibilidades.
Un  movimiento libertario que pugne por constituirse en una herramienta útil en manos de los explotados y oprimidos, en un instrumento de liberación y transformación de la realidad, no puede mantenerse al margen de los grandes movimientos de las placas tectónicas de nuestro mundo. La sociedad se va a transformar radicalmente en los próximos decenios. En nuestras manos está intentar influir en la dirección de dichas transformaciones. Nadie ha dicho que fuera fácil. Pero la pasión y la audacia son imprescindibles.
Estas son nuestras tesis. Necesitamos someterlas al tribunal de la crítica fraterna y a la prueba exigente de la praxis.
Necesitamos encontrarnos.


José Luis Carretero Miramar.







                

martes, 16 de octubre de 2012

Asambleísmo

El programa "Politeia" de Radio Burbuja, sobre el asambleísmo, con intervención de Salva Mestre, Jaime Garo y José Luis Carretero. http://www.ivoox.com/politeia-14-10-2012-asambleismo-audios-mp3_rf_1495285_1.html

La UE destinará 85 millones de euros a los españoles pobres.

MI última intervención en los informativos de "RT en español".

Alternativas a los recortes en los servicios sociales.

AQuí tenéis el primer fragmento de la charla sobre "Alternativas a los servicios sociales", que dimos Carlos Taibo, Eduardo Hernández y yo, en el Centro Social La Tabacalera, en el marco de la "Semana Europea de Defensa de los Servicios Públicos". El resto de fragmentos son accesibles desde la misma ubicación. http://www.youtube.com/watch?v=Atynt1R_GUE&feature=BFa&list=UL5ahoGV2BSUs

Enemigos de lo público.

Un nuevo programa de Economía Directa, con Jaime Garo, Chus Marcano y José Luis Carretero, conducidos por JUan Carlos Barba. http://www.ivoox.com/economia-directa-08-10-2012-enemigos-lo-publico-audios-mp3_rf_1479647_1.html

domingo, 7 de octubre de 2012

Portugal marcha contra la austeridad.

Aquí tenéis mi última intervención en los informativos de RT, sobre las medidas de austeridad en la zona Euromediterránea.:

martes, 2 de octubre de 2012

Apuntes sobre la autogestión en el Estado Español.

Aquí tenéis mi último artículo sobre la crisis, la autogestión y el 15-M, publicado en la revista argentina "Economía Social": https://dl.dropbox.com/u/59854089/revista-es-FINAL-3-print.pdf

DEl 15-M al 25-S.

Enlace a un nuevo programa de "Economía Directa", con Jaime Garo, Chus Marcano y José Luis Carretero, conducidos por Juan Carlos Barba: http://www.ivoox.com/economia-directa-30-09-2012-del-15-m-al-25-s-audios-mp3_rf_1461066_1.html